MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

Boeing, un jugador importante en el Capitolio de Estados Unidos

1280x960_90311C00-WMRBM.jpg

Boeing, uno de los fabricantes de aeronaves más grandes del mundo, es también uno de los jugadores más importantes en el juego de influencia de Washington: gasta millones para presionar al Congreso y al poder ejecutivo cada año.

El año pasado, el gasto de Boeing en cabildeo superó los 15,1 millones de dólares, según muestran registros federales. La compañía se ubica en el puesto número 10 en actividades de cabildeo en Washington desde 1998, según un conteo realizado por el no partidista Center for Responsive Politics.

Eso queda muy por detrás de los grandes grupos comerciales, como la Cámara de Comercio de Estados Unidos y la Asociación Americana de Hospitales, pero por delante de algunos de sus competidores en el lucrativo negocio de defensa del gobierno, como Lockheed Martin.

Boeing también ha desplegado docenas de grupos de presión, muchos de los cuales trabajan para empresas externas, para ayudar a configurar la política del gobierno.


Más allá de la consolidación de los lazos de la compañía con el Capitolio, un excabildero de Boeing ahora se desempeña como director de personal en el Comité de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado. El comité anunció el martes que celebraría una audiencia en el futuro sobre seguridad de aviación, luego del accidente mortal del domingo de un avión Boeing 737 MAX 8 en un vuelo de Etiopía a Kenia.

John Keast, exdirector de Asuntos de Gobierno de Cornerstone, hizo cabildeo en la Cámara de Representantes y el Senado el año pasado en nombre de Boeing, según informes de cabildeo presentados ante el Senado.

Boeing gastó 200.000 millones de dólares en 2018 con Cornerstone, una pequeña fracción de su factura general de cabildeo.

Keast tiene vínculos de larga data con el presidente de la Comisión, el senador republicano Roger Wicker de Mississippi. Anteriormente se desempeñó como jefe de personal de Wicker en la Cámara de Representantes de Estados Unidos y dirigió la primera campaña exitosa de la Cámara en Wicker, en 1994.

Los asesores de Wicker indicaron que Keast trabajaría en temas de seguridad de aviación para el panel porque su defensa en nombre de Boeing se centró estrechamente en asuntos de defensa.

“Mientras se encontraba en Cornerstone Government Affairs, John Keast cabildeaba por una variedad de clientes, incluyendo a Boeing solo en temas de defensa”, dijo la portavoz de Wicker, Brianna Manzelli, en un comunicado a CNN.

Dijo que Wicker “ha estado involucrado personal y activamente” con el liderazgo de la Administración Federal de Aviación y la Junta Nacional de Seguridad del Transporte respecto el accidente del domingo.

Decenas de aerolíneas de todo el mundo han puesto a tierra el 737 MAX 8 desde el accidente del domingo en Etiopía, la segunda caída de un avión de este modelo en seis meses. Las autoridades federales no han ordenado que este tipo de aviones dejen en tierra en Estados Unidos. En una conversación el martes con el presidente Donald Trump, el CEO de Boeing, Dennis Muilenburg, “reiteró” al presidente la posición de la compañía de que la aeronave es segura, dijo un portavoz de Boeing.

Cuando se le preguntó si el Congreso debería considerar si los aviones debían ser puestos a tierra, dijo: “Tenemos profesionales encargados de ese trabajo, y yo no interferiría en eso”.

Millones en contribuciones

El comité de acción política de Boeing y sus empleados también donan millones a candidatos federales en cada ciclo electoral. De acuerdo con los datos del centro, más de 4,5 millones de dólares fueron destinados a congresistas y otros comités políticos solo en las elecciones intermedias de 2018. Boeing dividió sus donaciones políticas a los candidatos de manera casi uniforme entre demócratas y republicanos.

La senadora Maria Cantwell, demócrata por Washington, fue la mayor destinataria de dinero que el Comité de Acción Política (PAC, por sus siglas en inglés) de Boeing y sus empleados destinaron a un candidato, con un total de poco más de 54.000 dólares para las elecciones intermedias, según los datos del Center for Responsive Politics.

Cantwell, quien fue elegido para un cuarto mandato en noviembre pasado, se desempeña como el principal demócrata en el panel de comercio y transporte del Senado. Boeing tiene raíces y operaciones en Seattle.

Los registros muestran que Wicker recibió 10.000 dólares del PAC de Boeing para las elecciones intermedias.

El PAC de la compañía también donó el máximo de 10.000 dólares a la Senadora Dianne Feinstein para las elecciones de mitad de período, según los datos de la Comisión Federal de Elecciones. Esta semana, la demócrata de California pidió a Boeing que dejara en tierra todos sus aviones 737 MAX 8 hasta que se complete una investigación sobre el accidente del domingo.

En las elecciones presidenciales de 2016, los empleados de Boeing donaron más a la demócrata Hillary Clinton que a Trump, quien financió en gran parte su primera campaña política con pequeñas contribuciones en dólares y su propio dinero.

Pero el gigante de los aviones compensó la brecha después de las elecciones con una donación de un millón de dólares al comité inaugural de Trump.

La ley federal prohíbe a las corporaciones donar directamente a los candidatos, pero pueden donar a los comités inaugurales y no tienen límites legales sobre la cantidad que pueden contribuir para apoyar las festividades en torno a una toma de posesión presidencial.

Boeing había donado 300.000 dólares al comité vinculado a la segunda inauguración del presidente Barack Obama. Obama optó por no aceptar dinero corporativo para su primera inauguración en 2009.


™ & 2019 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. All rights reserved.

close video ad
Unmutetoggle ad audio on off

Trending