MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

El candidato de Trump para reemplazar a Ginsburg tendrá una votación en el senado.

WASHINGTON - 29 DE SEPTIEMBRE: Los miembros de la Corte Suprema de Estados Unidos posan para una fotografía de grupo en el edificio de la Corte Suprema el 29 de septiembre de 2009 en Washington, DC. Primera fila (de izquierda a derecha): Juez asociado Anthony M. Kennedy, Juez asociado John Paul Stevens, Presidente del Tribunal Supremo John G. Roberts, Juez asociado Antonin Scalia y Juez asociado Clarence Thomas. Back Row (L-R), Juez Asociado Samuel Alito Jr., Juez Asociado Ruth Bader Ginsburg, Juez Asociado Stephen Breyer y Juez Asociado Sonia Sotomayor. (Foto de Mark Wilson / Getty Images)

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, prometió el viernes que quienquiera que el presidente Donald Trump designe para reemplazar a la difunta jueza Ruth Bader Ginsburg obtendrá una votación en el Senado, dando señales de una lucha histórica en el Congreso sobre uno de los temas que más polarización generan en la política estadounidense.

"El candidato del presidente Trump recibirá una votación en el pleno del Senado de Estados Unidos", dijo McConnell, un republicano de Kentucky, en un comunicado el viernes por la noche. La declaración ya lo coloca en un camino de colisión con los demócratas, aunque el momento exacto de tal pelea no estuvo claro de manera inmediata.

Los asesores del Partido Republicano son escépticos en cuanto a que haya tiempo suficiente para confirmar a un candidato antes del 3 de noviembre.

Esto dado que las candidaturas para la Corte Suprema suelen tardar de dos a tres meses en procesarse, según un examen de los recientes procedimientos de confirmación.

Pero ese proceso podría acelerarse si McConnell, que controla la mayoría del Senado, tiene los votos para confirmar a un sustituto, y hay tiempo suficiente para confirmar a alguien en una sesión del Congreso después de las elecciones de noviembre.

Ese cálculo se complica aún más si los republicanos pierden el control del Senado y de la Casa Blanca después de la elección. Y si suficientes senadores republicanos rompen filas y se oponen a cualquier designado por un presidente que acaba de perder su elección y un Senado republicano que acaba de perder su mayoría.

Los republicanos del Senado, que tienen la mayoría en la cámara alta, solo necesitan 51 votos para confirmar un nuevo juez una vez que uno es designado formalmente. Actualmente hay 53 senadores del partido, lo que significa que sólo pueden perder tres republicanos. En caso de una división 50-50, el vicepresidente Mike Pence podría emitir un voto de desempate.

Posiciones adelantadas sobre el reemplazo de Ginsburg

Las senadoras republicanas Lisa Murkowski de Alaska y Susan Collins de Maine ya han dicho que no hay tiempo suficiente para confirmar a alguien antes de noviembre.

Collins dijo a The New York Times este mes que se opondría a que un candidato estuviera en una sesión hacia el final del periodo si Joe Biden gana la Casa Blanca.

No está claro si más republicanos romperían filas.

CNN se ha puesto en contacto con Collins, Murkowski y el senador Mitt Romney de Utah –entre otros– para conocer su posición en el asunto.

En julio, los líderes republicanos señalaron que confirmarían un candidato este año.

<>, dijo el senador John Thune de Dakota del Sur, el segundo líder republicano, cuando se le preguntó si el Senado llenaría una vacante, incluso durante una sesión después de la elección. <>, agregó.

Pero el senador republicano Lindsey Graham, presidente de la Comisión Judicial del Senado, no estaba seguro de si estaría de acuerdo con eso.

<>, dijo Graham a CNN en julio.

Schumer: Esta vacante no debería cubrirse hasta que tengamos un nuevo presidente

La promesa de McConnell de que un candidato obtendría una votación provocó un enfrentamiento con el principal demócrata del Senado, Chuck Schumer de Nueva York, quien dijo el viernes que una vacante en la Corte Suprema <>.

"El pueblo estadounidense debería tener voz en la selección de su próximo juez de la Corte Suprema. Por lo tanto, esta vacante no debería cubrirse hasta que tengamos un nuevo presidente", tuiteó el principal demócrata del Senado tras conocerse la noticia del fallecimiento de la jueza.

"Esta noche, lamentamos el fallecimiento de una gigante en la historia de Estados Unidos, una campeona de la justicia, una pionera para las mujeres. Ella querría que todos luchemos lo más duro posible para preservar su legado>>, escribió Schumer.

Ginsburg murió el viernes debido a complicaciones del cáncer de páncreas metastásico, anunció la corte. Tenía 87 años.

A principios de este año, McConnell reiteró su posición de que el Senado liderado por el Partido Republicano confirmaría un candidato para cualquier vacante de la Corte Suprema que ocurriera este año electoral. Esto a pesar de haber dejado un puesto vacante en 2016 y haber evitado que el candidato del presidente Barack Obama fuera considerado.

Elogios en filas republicanas a Ginsburg

Graham expresó sus condolencias por el fallecimiento de Ginsburg.

"Fue con gran tristeza que supe del fallecimiento de la jueza Ginsburg. La jueza Ginsburg fue una pionera que poseía una tremenda pasión por sus causas. Sirvió con honor y distinción como miembro de la Corte Suprema", tuiteó.

Continuó diciendo: <>.

Ginsburg fue designada en 1993 por el presidente Bill Clinton. En los últimos años se desempeñó como la integrante más importante del ala liberal de la corte. Constantemente emitió votos progresistas sobre temas sociales divisivos. Esto incluyó votos sobre el derecho al aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y los derechos de votación. También temas de inmigración, atención médica y acción afirmativa.

Veronica Stracqualursi y Joan Biskupic de CNN contribuyeron a este informe.


™ & 2020 Cable News Network, Inc., a WarnerMedia Company. All rights reserved.

close video ad
Unmutetoggle ad audio on off

Trending