MENU
component-ddb-728x90-v1-01-desktop

Una semana en Estados Unidos queda marcada por cuatro tiroteos masivos mortales

Una semana en Estados Unidos queda marcada por cuatro tiroteos masivos mortales

Un querido festival del norte de California, un Walmart en Mississippi, otro Walmart cerca de la frontera entre Estados Unidos y México y un popular distrito de entretenimiento. Las cuatro fueron escenario de tiroteos en la última semana, eventos que en conjunto dejaron al menos 34 muertos y más de 50 heridos.

Una semana reservada para la violencia ha dejado a los residentes conmocionados, frustrados y afligidos.

Trump tras los dos tiroteos masivos: “Dios bendiga a la gente de El Paso Texas. Dios bendiga a la gente de Dayton, Ohio”

Una de las grandes ciudades más seguras del país está de luto

El Paso se encuentra en la frontera de Texas, Nuevo México y México.

La ciudad, que se enorgullece de ser una de las ciudades más seguras de todo Estados Unidos, quedó paralizada este sábado por la mañana cuando un hombre armado abrió fuego en el corazón de su popular zona comercial.

Las familias estaban comprando útiles escolares antes del primer día de clases de la próxima semana, estaban comprando alimentos o habían viajado desde el otro lado de la frontera en México para comprar en Walmart.

Al menos tres de los muertos eran ciudadanos mexicanos, tuiteó el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y seis mexicanos estaban entre los heridos.

La policía arrestó al presunto hombre armado, un hombre blanco de 21 años de un suburbio de Dallas, a más de 1.000 kilómetros de distancia, dijo el jefe de policía de El Paso, Greg Allen.

El gobernador Greg Abbott dijo que el caso será procesado “como un asesinato capital, pero también como un crimen de odio”. La policía dijo que cree que el hombre armado escribió un documento de cuatro páginas publicado en línea que defiende puntos de vista nacionalistas y racistas blancos.

El FBI abrió una investigación de terrorismo interno en el tiroteo, según una fuente familiarizada con el proceso de investigación.

El caos se extendió lejos de la tienda. Docenas de empresas y hogares a una distancia de hasta cinco kilómetros, y el centro comercial más grande de la ciudad, justo al lado del Walmart, estuvieron cerrados durante horas y cerraron temprano.

Cuando el sol comenzó a ponerse este sábado, todavía había lágrimas y preocupaciones entre las personas en El Paso. Algunos relataban el horror de lo que vieron (víctimas disparadas o niños transportados a una ambulancia) y otros pedían información.

“Solo quiero encontrar a mi madre”, decía entre sollozos Edie Hallberg, fuera de Walmart horas después, buscando información sobre su madre, Angie Englisbee, de 86 años, que había estado comprando dentro de la tienda. “Quiero saber si está viva o muerta, o si todavía está en Walmart. Necesito encontrarla”.

Una salida nocturna se convierte en caos en Ohio

A las 13 horas del tiroteo en El Paso, otras nueve personas fueron asesinadas en Ohio. La policía de Dayton dijo que 16 personas resultaron heridas en el incidente y que el sospechoso está muerto.

El tiroteo tuvo lugar alrededor de la 1 de la madrugada en East 5th Street, en el distrito de Oregon de la ciudad, una popular zona del centro, dijo el subdirector de la policía de Dayton, teniente coronel Matt Carper, a periodistas el domingo temprano.

Tiroteo en Dayton, Ohio: lo que se sabe hasta el momento

El sospechoso, quien fue baleado y asesinado por los oficiales que respondieron, aún no ha sido identificado, pero Carper dijo que el sujeto disparó un “arma larga” con múltiples disparos. El tiroteo ocurrió cuando el sospechoso se dirigía hacia un bar llamado Ned Peppers, dijo Deb Decker, portavoz de los Servicios de Emergencia del Condado de Montgomery.

El atacante llevaba puesta una armadura corporal, dijo Decker.

Un empleado descontento le disparó a sus colegas en otro Walmart

Tras el ataque del sábado, el presidente ejecutivo de Walmart, Doug McMillon, tuiteó un mensaje de solidaridad con El Paso y dijo: “No puedo creer que envíe una nota como esta dos veces en una semana”.

Cuatro días antes, a más de 1.600 kilómetros al noreste de El Paso, un empleado descontento en Walmart en Mississippi mató a dos compañeros de trabajo e hirió a un policía.

Los disparos ocurrieron en la mañana del 30 de julio, cuando unos 60 empleados estaban dentro de la tienda en Southaven, la tercera ciudad más grande de Mississippi.

¿Por qué Estados Unidos es el líder mundial en tiroteos masivos?

El hombre armado le disparó fatalmente a un empleado dentro de la tienda y luego mató a otro afuera, dijeron las autoridades. El sospechoso fue acusado de dos cargos de asesinato.

Los empleados fueron identificados como Anthony Brown, de 40 años, y Brandon Gales, de 38 años, dijo la oficina forense del condado de DeSoto a WMC, cadena afiliada de CNN.

El sospechoso había sido suspendido unos días antes del tiroteo después de que le mostró un cuchillo a otro empleado, dijo en una entrevista Randy Hargrove, portavoz de la compañía. La compañía investigaba ese incidente y no había tomado una determinación final sobre su situación laboral.

Southaven, una ciudad de 49.000 habitantes, es un suburbio de Memphis cerca de la frontera entre Mississippi y Tennessee.

Un festival del norte de California se volvió mortal

La semana comenzó con el último día del famoso Festival de ajo de Gilroy, en California, con familias que pasaban el día escuchando música y celebrando la cosecha mundialmente famosa de la ciudad.

Pero las multitudes se apresuraron a escapar el 29 de julio cuando un joven de 19 años que vestía equipo táctico y portaba un rifle de asalto comenzó a disparar. El jefe de policía de Gilroy, Scot Smithee, dijo que el pistolero se había escabullido haciendo un agujero en la cerca.

“Estaba vestido para lo que iba a hacer allí”, dijo la testigo Julissa Contreras.

Tres personas, Stephen Romero de 6 años, Keyla Salazar de 13 años y Trevor Irby de 25 años, fueron asesinados. Dieciséis personas resultaron heridas.

Cinco gráficas para entender la cultura de armas en EE.UU. frente al resto del mundo https://cnn.it/337dlwe

El hombre armado intercambió fuego con tres policías de Gilroy pero murió de una herida de bala autoinfligida en la cabeza, dijo Smithee. Usó un rifle que compró semanas antes en el estado vecino de Nevada.

La policía luego encontró material extremista mientras buscaba en una casa de Walker Lake, Nevada, que la policía cree que el atacante la alquiló una vez. La casa está a unos 160 kilómetros al sureste de Reno.

Debido a que el material incautado pertenecía a ideologías políticas diferentes, y en ocasiones rivales, las autoridades han tenido dificultades para definir la clara ideología del asesino.

Los agentes de policía viajaban en caballos y motocicletas y tenían un recinto en los terrenos del festival, pero los expertos en la aplicación de la ley han dicho que es poco lo que se puede hacer para evitar que ocurran tales ataques.

Un día después del tiroteo, algunas empresas no abrieron en la pequeña ciudad del norte de California y varios empleados llamaron para decir que estaban enfermos. Pero muchos otros abrieron sus tiendas e interactuaron con los clientes en un intento desafiante de recuperarse como comunidad.

El alcalde Roland Velasco les dijo a los residentes en una vigilia por las víctimas que podían unirse como comunidad y procesar sus sentimientos.

“Tal vez no hoy, pero habrá un día en que comenzaremos a sanar, y la razón es que no podemos dejar que el bastardo que nos hizo esto nos derribe”, dijo.


™ & 2019 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. All rights reserved.

close video ad
Unmutetoggle ad audio on off

Trending